Este material de Junípero fué adquirido en Viveros Guzmán hace unos años, y me gustó porque no tenía precisamente las cualidades típicas para moyogui…

La forma de su tronco permitía un estilo mas «inusual» para la especie….el estilo fukinagashi

El estilo azotado no parece muy compatible con los juníperos , pero como nos gusta probar nuevos retos y este material parecía permitirlo, nos planteamos la opción de hacer un árbol muy «kobushi»,

Tras el primer boceto sobre la madera y el verde , pendiente de la continuación del shari.

Muy compacto, unos 25 cms al tenjin

Dejamos reposar durante una temporada al árbol , se retiró gran parte del verde durante el primer trabajo y nos pareció prudente ponerlo fuerte de nuevo antes del siguiente trabajo…

En esta segunda acción, completamos el shari hasta la base y definimos lo que serían las ramas principales del árbol ; tras algunos autoinjertos producidos para hacer crecer masas verdes allí donde no las había y evitar hacerlo llevándonos ramas largas o dando giros poco estéticos…la técnica del autoinjerto lleva su tiempo pero a medio plazo conseguimos una mejor estética de la ramificación…es una técnica para bonsaistas pacientes….pero todo llega.

Y volvimos a dejar crecer libre a la planta durante otra temporada, es primordial para mi trabajar sobre una planta sana y fuerte para que pueda responder bien a los siguientes modelados…

….Y tras algunos pinzados, la planta estaba lista para comenzar el proceso de refinado :
… Delimitar las venas vivas y dar carácter a la madera, y un nuevo alambrado de posición sobre las masas verdes para que pueda lucir la fuerza del viento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba