…Érase una vez un pequeño y viejo olivo de la axarquía malacitana, que no tenía claro nunca su frente…..

…Así que nos decidimos por uno y comenzamos su formación….

Había enraizado correctamente, «Abarabone» comenzaba su camino como bonsai….

…Y una vez establecido el primer diseño , a cultivar pinzar y formar …

Con el paso de los años el árbol ha ido densificando y ganando volumen…

Bueno, quizás este árbol siempre ha sido muy camaleónico…

Y nos pareció , que este frente era mas dramático y hostil , la madera muerta y le vena vivan se mueven en sintonía ….

…Y comenzamos su formación buscando un árbol muy castigado por el viento

…para ello pensamos que el verde debía ir muy «al abrigo» del árbol…

Con el tiempo el cultivo y el trabajo, el árbol avanza y comienza a expresar la fuerza del viento en treinta y pocos centímetros…me gusta mirarlo…

…Y cuanto mas lo miro mas camaleónico me parece este árbol…

Ahora ya medio formado, se ha convertido en un regalo para un buen amigo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp whatsapp
Ir arriba